Casi de memoria podemos decir que el feminismo es un movimiento profundamente subversivo

Que es un movimiento mundial y planetario

Que es un movimiento fundamental vinculado con la ecología, con la teología de la liberación, con la dignidad de las mujeres, con el cuestionamiento del cielo y de la tierra.

Un movimiento que pone en cuestión ser hombre y ser mujer al mismo tiempo.

Pero podemos si podemos seguir diciendo por todo esto que es un movimiento subversivo, nos preguntamos cuáles son las prácticas hoy del feminismo.

Nos atrevemos a indagar estas cuestiones en este número sobretodo porque conocemos las entrañas del feminismo. Porque sentimos, vemos palpamos y constatamos una profunda crisis que atraviesa al feminismo como a la mayor parte de los movimientos sociales a escala mundial.

Nos atrevemos a poner en cuestión no su carácter subversivo pero si sus horizontes y procesos regionales y nacionales.

Hemos escogido para esta exploración distintas interlocutoras, justamente aquellas que no están en  las listas de las conocidas, reconocidas de siempre. No porque las pongamos en cuestión; hay muchos muchísimos aportes en esas mujeres brillantes, pero no son las indicadas para saber que pasa en el feminismo. Justamente porque muchas viven refugiadas en la academia, porque muchas han abandonado al feminismo como movimiento, etc.

Partimos entonces de mujeres insertas en lógicas de movimiento para esta exploración porque además consideramos que el feminismo esta en tres espacios: en los movimientos  feministas, en las oeneges que se dicen feministas y en la academia. Lo más seguro es que cada uno de estos espacios requiere y exige una mirada especifica, pero al mismo tiempo es también cierto que de estos tres espacios es el de movimiento el que constituye un espacio vital. Vital porque de ahí salen las ideas, porque de allí salen los lenguajes, porque de allí salen las posibles transformaciones porque de allí salen las voces colectivas y porque es esa la puerta que debiera estar abierta a las nuevas generaciones, abierta a los nuevos problemas, abierta a las nuevas utopías.

O esto que os proponemos o…

No hay nada nuevo bajo el sol, apagamos la luz y nos vamos cada una a nuestro aislamiento familiar, al aislamiento de pareja, al encierro y la vidita propia…


O no hay nada nuevo bajo el sol en el feminismo y empezamos a hablar de post feminismo…


Y nosotras afirmamos hoy que no hay post feminismo sin pasar primero por el post patriarcado.

Esperamos que este segundo número os interese y aporte discusión.

Gracias por elegirnos para pensar en feminismo.

 

Mujeres Creando