Mujer globalizada, naturaleza aniquilada

Con la naturaleza como protagonista central lanzamos el número 6 de la revista de pensamiento feminista MUJER PÚBLICA. Se trata de la revista producida por Mujeres Creando que incluye en su equipo de edición un grupo internacional integrado por Claudia Acuña de Argentina, Gladys Parentelli de Venezuela, Idoia Romano y Maria Galindo desde Bolivia y que tiene como base de distribución más de 6 países en toda América Latina y España.

MUJER PÚBLICA es un esfuerzo por producir una palestra de pensamiento feminista con una visión mundial y plural de la gran revolución conceptual, cultural y política que implica hoy el pensamiento feminista a escala mundial. Es una autentica invitación a mirar más allá de nuestro ombligo no con ojos de mujer, sino con ojos de mujer rabiosa y en estado de rebeldía como es la mirada feminista. Cuesta lo mismo que la revista cosas, pero te habla de cosas que te invitan a pensar justamente a la inversa de lo que la revista cosas te propone. En ese sentido MUJER PÚBLICA es otra manera más de decir que “pensar es altamente femenino”, es también otra manera más de combatir la arraigada idea de que una revista de mujeres y para mujeres debe tener moda, maquillaje, dietas y consejos de pareja. Cuantas de nosotras no hemos crecido viendo a nuestras madres perderse en ese tipo de publicaciones lo mejor de la vida que es el mundo entero. Cuantas de nosotras no hemos crecido impugnando el hecho que las revistas de economía, de naturaleza, o de ciencia han sido revistas pensadas por hombres para hombres. Cuantas de nosotras no hemos tenido ninguna revista que comprar en un inmenso puesto de revistas que venden moda, pornografía o deportes. Nuestra única salida ha sido la de producir la revista que queremos para nosotras.

En este numero 6 la naturaleza ha sido el concepto básico en torno del cual hemos organizado el número, para construir un menú completo hemos abarcado desde la política, pasando por la biología y llegando al arte.  Como articulo central está el que ha producido Helen Álvarez, periodista, en torno del lugar de las mujeres en la marcha en defensa del Territorio Indígena, Parque Nacional Isiboro Secure. Un artículo imperdible que extiende la marcha como un gran cuadro humano donde explorar con respeto, horizontalidad y sin mitos de por medio; el lugar que ocuparon las mujeres madres, niñas y ancianas en la marcha. En la misma sección los conceptos del Ecofeminismo planteados por Vandana Shiva, la famosa bióloga y filosofa hindú que puso las bases más profundas de cuestionamiento del desarrollo como concepto colonial y patriarcal. En el mismo contexto del artículo de Shiva está aquel que recupera con detalle el movimiento de las mujeres chipko de la india, el movimiento en el cual los bosques y las mujeres, los árboles y la vida se convirtieron en uno mismo. Sor Iracunda que es nuestra escritora clandestina, que por razones políticas se ve impedida de revelar su identidad, hace un artículo sobre los tentáculos de poder de las transnacionales no solo sobre los gobiernos, sino también al interior del mundo de las oeneges y la cooperación internacional. Para ello toma como uno de los tantos ejemplos los vínculos entre la fundación de la Coca Cola y USAID (la cooperación gubernamental norteamericana). En la sección de arte Esther Moreno, crítica y curadora de arte toma ejemplos a los largo de 3 décadas de mujeres que han trabajado sobre el peligroso paralelismo entre sus cuerpos y la naturaleza.

La revista incluye siempre tres secciones imprescindibles  que completan el universo de reflexión feminista que planteamos, la sección de teologías cuya editora Gladys Parentelli abre la puerta de la reflexión teológica de las más inesperadas maneras. Esta sección es especialmente importante por el gran arraigo de la “religiosidad” en el mundo de las mujeres y al mismo tiempo por el uso y abuso que se ha hecho de los sentimientos y mandatos religiosos para concretar la dominación y la culpabilización de las mujeres a escala ecuménica. Es por eso que es imprescindible que sea precisamente una afamada teóloga la encargada de desmontar esa estructura. La sección del cómic y por último la sección de curiosidades; que en este número está dedicada a dos ejemplos remotos de mujeres que muy bien pudieron ser calificadas como cuir, es decir mujeres catalogadas en su tiempo como monstruos sobrenaturales y anormales por sus cuerpos que desafiaron los conceptos fisonómicos de femineidad.

Mujer pública es finalmente una prueba material de que los diccionarios que definen hombre público como político y mujer pública como puta nos engañan. ¡No te dejes engañar! Lee MUJER PÚBLICA y si nada de lo que te proponemos en este número 6 te interesa, te sugerimos igualmente leerla por razones de salud pues incluye una investigación sobre lo que contienen los cosméticos con los que te maquillas para ser mujer.

 

Mujeres Creando