Apoyamos a Noemi Cámara.

Su lucha no solo la beneficia a ella,
sino al conjunto de las mujeres bolivianas.
No es una lucha contra las mujeres en condición de prostitución,
sino contra los proxementas.


  

También puedes leer La complicidad entre el Estado y el proxeneta

mujerescreando.com