El II Encuentro de Mujeres en Lucha
 

El II Encuentro de Mujeres en Lucha se ha llevado a cabo en octubre de este año 2007 en Roma, participamos mujeres de diferentes lugares del mundo y venidas desde luchas diferentes; las Mujeres Creando fuimos invitadas a participar. Este Encuentro fue organizado por el SIMA y las Madres de Plaza de Mayo.

Fueron cinco días de trabajo donde el objetivo fue llevar adelante una carta para ser presentada en el Parlamento Europeo.

Donde a mi parecer fue un momento importante para convergir diferentes visiones, sueños y luchas desde las mujeres. El encontrarnos desde ya resignifica este mundo donde las mujeres pasamos desapercibidas y donde solo somos  vistas como el “sexo débil”.

Trascender el dolor

Fue intenso este tiempo porque cada mujer desde su vivencia y lenguaje expresaban sus dolores e indignación frente a la guerra, frente a las imposiciones de gobiernos, de injusticias por genocidio, violencia y torturas, frente a los atropellos de imposición de muros y que en nombre de libertad continúen atosigando a la humanidad.

Pero nos faltó tener claro, cuan importante es no quedarnos en la posición de víctimas, que es necesario no quedarnos calladas y decir las opresiones y aberraciones que sufrimos las mujeres. Es también necesario trascender el dolor, trascender y no quedarnos mutiladas, trascender y no quedarnos en escenarios de autocompasión, para encontrar estrategias y elementos para avanzar con  esperanzas a los cambios que deseamos.

Mujer escucha el sonido de tu propia voz

Este Encuentro era sido necesario para visibilizar cuales son las luchas que llevamos las mujeres en el mundo pero esta oportunidad se quedó con sabor a nada, si bien nos encontramos no pudimos dilucidar cuales serán las estrategias de lucha que llevaremos juntas, y creer en la necesidad de hacer lazos de solidaridad y organización concretos.

Es decir se elaboró un documento donde con facilidad nos quedamos en demandantes. Las mujeres somos capaces de construir resistencia frente a las miles de relaciones de imposición y de muerte.  Pero no podemos continuar  pensando que algún gobierno de turno nos solucionará la vida, no podemos continuar confiando en los partidos políticos del lado que viniese porque para estos, las mujeres no somos más que la diferencia biológica y por supuesto como única primacía es el poder, y porque continúan atribuyéndose derechos sobre nuestros cuerpos y todo lo que concierne a nosotras.

Ni Dios, ni amo, ni marido, ni partido

Indudablemente en este tiempo nos ha faltado crear y creer en los espacios de debate, de decir lo que pensamos y sentimos, donde se de paso a la disidencia y la concertación pero a partir de nuestras voces. Situación que fue traicionada por el condicionante tiempo y no quisimos creer que es posible robarle al tiempo nuestro propio ritmo de trabajo. Quedaron varios temas al aire y primó el factor tiempo siempre.

Y tengo también que decir que existe entre nosotras relaciones de imposición, nosotras mismas nos atribuimos que voces valen y cuales no, es duro pensar en esto pero es real. Si creemos en una lucha desarmada, pacífica y desde las mujeres también es urgente visibilizar estas relaciones de opresión que viven con nosotras. Y justamente estas ataduras no nos permitirán construir justicia y vida digna aquí y allá.