“Quiero escribir pero me sale espuma”[1]

 

Maria Galindo

grafitera y agitadora callejera

Mujeres Creando

 

Abril/2008

 

Muchas son las piezas que componen el escenario social y político actual en Bolivia y en Santa Cruz. Lo mejor que podemos hacer es intentar al menos intentar no reducirlas a dos: gobierno vrs. comité cívico, oligarcas vrs. mayorías, pobres vrs. ricos, cambas vrs. collas, buenos vrs. malos, revolución vrs. reacción.

 

Desde Santa Cruz esta abierto un proceso complejo que invita a repensar Bolivia poniendo en cuestión el andinocentrismo, evidenciando el otro proyecto político que se concentra en las ciudades versus el clásico y mítico proyecto restaurador del pasado de las áreas rurales, poniendo en cuestión los limites y contenidos del nacionalismo étnico que se convierte en la mas destructiva de las armas –antiindigenas- porque despierta  todos los fundamentalismos racistas latentes en nuestra historia.

 

En ese contexto me propongo desplegar algunas de las piezas de este rompecabezas autonómico visto por fuera de traiciones y lealtades.

 

Civismo rima con fascismo y con racismo:
la fascistizacion del proceso autonómico en Santa Cruz

La necesidad de construir un enemigo como el cimiento sobre la cual se ha tejido la convocatoria social para con el proyecto autonómico despertando sentimientos racistas, la creación de una fuerza cívica intimidatoria que amenaza, que vigila, que golpea, ha logrado casi anular y arrinconar la disidencia en Santa Cruz. Ha logrado sustituir la argumentación y la discusión por el insulto directo como el instrumento principal de su proselitismo y por ultimo ha puesto bajo vigilancia al conjunto de la población dividiéndola entre traidores y leales. Esto convierte el voto del domingo en una respuesta de obediencia al amo y no de convicción libre. En ese sentido el referéndum del domingo no es una encuesta sino una muestra de lealtad y obediencia para con el comité cívico como patrón y dueño de la autonomía.  Para lograr la diferenciación entre reivindicación autonómica y comité cívico se debieron introducir dos preguntas en el referéndum: autonomía si o no y estatuto autonómico si o no. 

 

Gobierno victima

No hace falta que nadie mas ni dentro del MAS, ni fuera del MAS repita que el gobierno se equivoco al decir no a la autonomía en la votación para la  constituyente, a partir de ese error todo lo demás es simple consecuencia.

La construcción fascista de un enemigo en el discurso cívico cruceño ha sido respondida por el gobierno con la construcción de un gobierno y un presidente victimas, se victimizan, han perdido la iniciativa política y han perdido la capacidad de análisis también. Esta autovictimizacion del gobierno y del presidente fortalece al proceso de fascistizacion porque lo convierte en efectivo. Al gobierno le sirve en la corta necesidad de auto justificarse para no asumir sus propios errores políticos presentarse como victima y a momentos inclusive siento que es un lugar que les resulta perversamente cómodo porque les sirve para no pensar. En ese contexto el gobierno se complementa con el comité cívico, sirviéndole de amplificador de la polarizacion a escala nacional.

Frente a las fuerzas de choque cívicas han contrapuesto fuerzas de choque con disfraz étnico nutriendo día a día la fascistizacion del proceso  y actuando bajo la lógica de construcción de bandos.  O estas conmigo o estas contra mi. Yo represento lo bueno frente a los otros que representan lo malo, omitiendo análisis, discusión y sobretodo autocrítica y capacidad de retroceder sobre sus propios errores para retomar la iniciativa política. Esta dirección política del proceso que debe ser una de las peores direcciones políticas de los últimos 10 años de la política boliviana hay que decirlo que esta conducida por Álvaro García Linera, el mas irresponsable y errático de todos los actores.

 

Proceso constituyente desaparecido

La constituyente en Bolivia fracaso, no logro ser el escenario de deliberación del proyecto de país, no logro involucrar a toda la población sino mas bien fue asfixiada desde dentro por el propio gobierno y su ingerencia paternalista permanente. Fue el escenario donde políticamente se ruralizo al sujeto indígena que tenia en Bolivia la vocación de ser un sujeto universal portador y protagonista del cambio social boliviano. Se giro en torno del discurso étnico nacionalista aislando lo indígena de la posibilidad de construir alianzas complejas en todos los sentidos.   La constituyente nació muerta, porque fue partidizada desde el principio, porque fue asfixiada como prolongación de la lógica de poder gubernamental desde el principio y de sus frustraciones y errores se ha alimentado, crecido y engordado la derecha.

Una de sus principales falencias fue de carácter metodológico por eso su resultado no reconduce ni absorbe los problemas históricos de la sociedad boliviana y son como una prótesis mal hecha que no le sirve a la sociedad ni como muleta, ni como pierna.

 

“No quiero ser reina, no quiero ser magnifica, quiero ser libre y plebeya”[2] – las mujeres como territorio

La mujer como territorio de identidad regional tanto en su versión de madre y fiel esposa como en su versión de objeto ornamental y expresión del poderío masculino es uno de los elementos que mejor reflejan el contenido conservador y fascista del proyecto.  Lo contradictorio, interesante y elocuente es que ese contenido conservador y fascista del proyecto esta idénticamente presente en el proyecto indígena donde las mujeres son también territorio de identidad étnica a ser controlado y poseído. El principio común es la negación de la autonomía de las mujeres, la autonomía como proyecto de vida propio, como ejercicio de pensamiento y política propios y autónomos. La autonomía étnica y regional para ser tales necesitan de las mujeres como territorio y expresión de la identidad patriarcal sea étnica o regional.

 

El proyecto de cambio

 

Los informales, los y las nómadas, los y las que trajinan de esquina a esquina por el país, los y las sobrevivientes en busca de formas creativas de sobrevivencia son los y las que han constituido el cuerpo de la revuelta contra el neoliberalismo en Bolivia.

Es desde la no pertenencia, desde el derecho de no ser ni camba, ni indígena, ni colla, es desde la identidad vivida como un fragmento complejo que no es ni rígida, ni única.

Es desde esa identidad compleja fragmentaria e incompleta que podremos

salir de la lógica de bandos.

Es desde ahí que podremos:

reinventar el país desde fuera de la pugna por el poder,

reinventar el país desde la autonomía de las mujeres y nuestro proyecto de emancipación

Reinventar el país desde la informalidad y la lucha por la sobrevivencia

Reinventar el país desde el exilio y me refiero a las y los exiliados del neoliberalismo privados y privadas del voto, la opinión y la propia ciudadanía.


 

[1] Titulo de un poema escrito durante la represión banzerista. En plena dictadura de los 70tas. por el poeta riberalteño Pedro Shimose.

[2] Por pintar esta graffiti fui arrestada en santa cruz por fuerzas civiles profesionales e interrogada por mas de dos horas.