SE REQUIERE SEÑORITA DE BUENA PRESENCIA

María Galindo

Mujeres Creando

TODOS Y TODAS SOMOS CULPABLES

El racismo en nuestra sociedad es uno de los ejes en base al cual se estructuran las jerarquías sociales de valor pero también los complejos más profundos. No es simplemente un prejuicio social que va del blanco blanquito blancoide al moreno, morenito o cholo. Es una institución política que está en la Iglesia, en la cultura, en el Estado, en la educación, metida en nuestras camas normando el erotismo y presente en todas, en todas  las relaciones sociales.

El racismo son un conjunto de adjetivos y de prácticas que nos permiten identificar una división racista del trabajo, una división racista del pensamiento, una normativa erótico sexual racista y una división racista del espacio en las ciudades. Por lo tanto no estamos hablando simplemente de un acto de “discriminación”,  como plantea  el proyecto de ley sino de un conjunto de prácticas cuyo resultado estructura la vida misma de la sociedad. Por eso una lucha antirracista es desestructurante y revolucionaria porque en definitiva supone el desorden  de todas las relaciones sociales.

El proyecto de ley de lucha contra el racismo, si bien es un proyecto urgente y necesario propone medidas que en la apariencia combaten el racismo pero que en el fondo se convertirán en inservibles. En toda la ley hay un solo artículo concreto y sanador que puede ser aplicado mañana mismo y es la prohibición de la reserva del derecho de admisión en todo local público. Es concreto y operativo inclusive porque responsabiliza de su cumplimiento inmediato a una instancia específica del Estado como son los gobiernos municipales.  El resto de la ley lamentablemente es inaplicable, declarativa, y enunciativa.

Se crean dos comisiones una de lucha contra el racismo y otra de lucha contra todas las otras formas de discriminación haciendo una división ilusoria que en la práctica no se da, pero bueno eso no es lo peor de esta ley. Lo más patético es que crea esta comisión integrada por una cantidad de ministerios, instituciones y poderes del estado. Comisiones que en ningún caso son operativas, que no llegan siquiera a funcionar. Comisiones cuya energía se acaba en algún seminario y un par de declaraciones en la televisión.

Las medidas de prevención, educación, persuasión, etc. son medidas no concretadas por la ley que se quedaran en nada. Por eso el proyecto se convierte rápidamente en un proyecto de vocación penal porque penalizar es el ejercicio ficticio que tiene el legislativo para suponer que cambia la sociedad. La penalización en los casos de defensa de la vida y de defensa del o la débil en nuestra sociedad no ha tenido ninguna concreción real. Desde ya entonces la penalización puede simplemente funcionar en casos en los que al poder político le interese.

LA PENALIZACION DEL LENGUAJE:

La ley no termina de definir qué se entiende por un comportamiento racista o discriminatorio, dejándolo abierto a la libre interpretación de quien juzga. Se convierte por ello la penalización en inaplicable porque por un lado da lugar a la hipocresía es decir que el racista diga “no yo no he actuado con racismo” y da lugar también a condenar como racismo o peor como discriminación cualquier comportamiento de manera arbitraria y en base a una victimización o un interés predeterminado.

En lenguaje habitan una serie interminable de adjetivos, palabras apodos y formas de nombrar la realidad que tienen un carácter racista, machista, sexista, homofóbico, etc.

Nosotras, las Mujeres Creando,  fabricantes de lenguaje cotidiano sabemos que la operación más subversiva no es eliminar esos adjetivos del lenguaje sino transformar subvertir y desordenar su uso. Lo hicimos con la palabra maricón, lo hicimos con la palabra gorda, con la palabra cunumi, chota, chola, birlocha, puta, etc. etc. y lo seguiremos haciendo y seguramente se nos querrá acusar de manera obtusa y mecánica de racistas. Hemos puesto en cuestión la autovictimizacion de todos los sujetos sociales subalternos empezando por las mujeres, pasando por los maricones y por supuesto también por los y las indígenas. La pregunta es si en este caso lo indígena o cualquiera de estos sujetos a partir de la ley ya no somos o no son sujetos a critica porque cualquier crítica puede convertirse en una “acto racista” apelando a la insipidez de un lenguaje políticamente correcto pero incapaz de comunicar y muy fácil de camuflar un racismo profundo.

COMO SE REPRODUCE EL RACISMO

Así como a nuestro entender no se puede penalizar el lenguaje debemos si ser efectivos como sociedad en la lucha contra el racismo y esta ley era una gran oportunidad para serlo.

A mi modo de ver de la infinita cantidad de prácticas racistas en la sociedad aquella que de manera más directa reproduce el racismo son las prácticas segregacionistas, son esas prácticas que deben ser no penalizadas sino prohibidas de antemano. Es desde el segregacionismo espacial que ese esquema se introyecta como un esquema adoptado por la subjetividad, es decir que primero el racismo es división espacial y luego es conversión de esa división espacial jerarquica en estructura mental y emocional. Por eso la eliminación del segregacionismo es una política altamente efectiva, concreta y posible a la hora de combatir el racismo. Yo me siento en la misma silla que tu y nuestros hijos e hijas van al mismo colegio y punto.

De la misma manera que la ley prohíbe el segregacionismo a través de la prohibición del derecho de admisión, debería prohibir los concursos de belleza en todas las instituciones educativas públicas y privadas por ser estos actos  racistas y cosificadores del cuerpo de las mujeres. Y seguramente a quienes me escuchan en este momento se les está viniendo a la mente una cantidad de prohibiciones más. En los edificios de las zonas residenciales hay dos ascensores uno para el servicio atrás y otro el del público en general. Está prohibido el uso del ascensor del público en general para las trabajadoras del hogar. Y como este ejemplo segregacionista muchos infinitos sembrados a cada paso en la sociedad hasta casi casi asfixiarnos por completo.

De todas las prácticas segregacionistas que dividen el espacio de la ciudad y el uso de los espacios aquellas concentradas en la educación son las más efectivamente racistas.

La existencia de dos clases de educación una privada y una publica es el huevo de la serpiente y más aun la existencia de colegios privados de las elites que son en el mundo de la educación privada aquellos que han hecho de la educación racista uno de sus puntales pedagógicos son los que deben ser o nacionalizados por el estado, o convertidos en público-privados exigiendo la introducción del 50% de la población provenientes de colegios públicos aledaños. Esto permitiría que la lucha antirracista llegue a las aulas de manera automática, de manera automática gracias a la mezcla en el recreo, en los bancos y en las fiestas de colegio con la hija de la “empleada” y del “jardinero” se podría producir una neutralización del racismo en la etapa escolar. Gracias a que la hija de la lavandera va al mismo colegio ella podría contemplar esos privilegios y sentirlos en media mañana como derecho propio, ir a la piscina y aprender a nadar, ir a las clases de ingles. Solo la introducción del 50% de la población educativa de los colegios públicos en los colegios privados supondría una mezcla tan altamente fecunda y subversiva que serian los propios niños y niñas a tener que ponerse a discutir sus propios racismos y los racismos de sus padres.

Esta medida de universalización de la educación es más que una campaña antirracista y más que un llamado a la tolerancia es la eliminación del segregacionismo racista en la educación mientras eso no pase estamos frente a un estado racista. Un estado racista que sigue siéndolo porque convive y se hace cómplice del segregacionismo social y lo decora con una cholita en la ventanilla de recepción de las oficinas públicas. No es apelar a la tolerancia lo que se requiere frente al racismo sino neutralización y disolución predeterminada de los núcleos de reproducción racista. Hasta que no nos enamoremos y nos demos beso con lengua en el medio del patio del colegio entre hija del embajador de España e hijo del jardinero de la plaza acá no ha pasado nada más que un nuevo barniz.

HOMOFOBIA Y MACHISMO

La inclusión de la homofobia el machismo y otras formas de discriminación en la ley es tan colateral que casi es una simple actitud “políticamente correcta” que hace un inocuo sana con las otras formas de discriminación que son cotidianas en la sociedad pero que están profundamente vinculadas una con otra.

El racismo es machista y aquel que quiera combatir el racismo como el presidente evo morales cuando le afecta a el pero mientras se deleita con un concurso de belleza y ansia, aspira y desea a la mujer blanca y flaca en la cama porque su condición de presidente le ha permitido tomar a la mujer del enemigo no es más que un hipócrita.

El machismo es homofóbico y aquel que quiera combatir el racismo cuando le afecta a él cómo indio pero se burla y regodea y hace reír a su público usando a los maricones y su dieta de pollo en una cumbre internacional de la madre tierra no es más que un hipócrita.

Un hipócrita como lo somos todos y todas nosotras en materia de racismo, homofobia, clasismo y machismo.

CONCLUSION

La ley de lucha contra el racismo es mediocre, es insuficiente es general, es declarativa, se presta a la libre interpretación uso y abuso del poderoso y no sirve como instrumento para luchar contra el racismo sino para simular que lo estamos haciendo.

No es que es imperfecta y perfectible es que es simplemente insuficiente y mediocre.

No sé porque no se pueden hacer las cosas bien hechas pero tengo un par de sospechas:

Hay un proyectista de la ley que es el afroboliviano diputado Medina a quien se le roba el anteproyecto para montarse encima y acabar siendo la madre de la ley hablo de Marianela Paco, presidenta de la cámara de diputados.

Se hace un proyecto de ley distorsionando el original para mal y se consulta con algunas oeneges afines hoy al MAS una de mujeres y una de maricones así la cosa queda como que se incluye a la sociedad y al discusión supuestamente es amplia.

Se impulsa en los movimientos sociales afines al MAS un apego a la defensa de este proyecto por adhesión fanática sin analizar el contenido de la ley que precisamente a los sujetos que ellos y ellas dicen representar no les va a servir para nada.

Se hace de la defensa del contenido de la ley una cuestión de adhesión política a la voluntad del amo Evo que tampoco la ha explicado o quizás no la conoce en profundidad porque debería ser el primero en pedir disculpas a maricones y lesbianas bolivianas y a las mujeres por todo su machismo. En todo caso con su apretada agenda internacional quizás desde Washington no ha tenido tiempo de leerla y como la ley se llama de lucha contra el racismo el supone que esta bien y punto.

Se distorsiona del debate público concentrándose únicamente en la cuestión del racismo y dejando de lado la cuestión de la homofobia y el machismo. Para los y las discapacitadas lo mejor es declararse extraterrestres porque esta ley les excluye una vez más y más gravemente porque no son el centro de debate aunque su problemática es la más trágica de la sociedad.

Por eso no se hacen las cosas bien porque quieren solo figurar y adular al jefe.

BASTA DE RACISMO Y BASTA DE HUMILLACION

 




WWW.MUJERESCREANDO.ORG

WWW.RADIODESEO.COM

mujerescreando@alamo.entelnet.bo