MUJERES CREANDO, FEMINISMO DE LUCHAS CONCRETAS

Por la dignidad de las mujeres bolivianas ¡No al Miss Universo!

 

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. El presidente Evo Morales convocó al Palacio de Gobierno a un centenar de mujeres, entre ministras, diputadas y candidatas, para homenajearlas. La invitación fue el pretexto para darles un sermón cómodamente machista y patriarcal en el que, entre otras cosas, las recriminó por ser ellas “las machistas”. Todas bajaron la cabeza y aceptaron “la culpa”.

Más abajo, las Mujeres Creando llegamos al Ministerio de Culturas y ,  a la vista de todos y todas, pegamos dos grandes murales que muestran al Presidente y al vicepresidente Álvaro García Linera masturbándose, mientras miran a una Miss, en una típica pose de modelo: de rodillas y con las manos en la nuca, contorsionando el cuerpo, en bikini por supuesto. Ellalleva una banda que dice “Miss Humillación” y en vez de la característica mirada perdida, en su rostro está escrito “no tengo cara, soy una cosa”.

 

Ese fue nuestro homenaje a las mujeres bolivianas, a las niñas que merecen vivir de otra manera, a miles de mujeres jóvenes que en este preciso momento están viviendo miles de contradicciones sobre el cuerpo, la libertad y el ser mujer.

Así desordenamos y homenajeamos este 8 de marzo, protestando contra la intención gubernamental de que Bolivia sea sede del mega evento mundial de belleza, que no es otra cosa que la idiotización machista de la sociedad, para lo cual gobierno está dispuesto a despilfarrar nueve millones de dólares en la construcción de escenarios que respondan a las exigencias de Donald Trump, el capitalista estadounidense, dueño del Miss Universo. Mientras, miles de mujeres no tienen empleo y han tomado las calles para sobrevivir, a pesar de la violencia municipal que se ejerce contra ellas.

Denunciamos que el Miss Universo es la más absurda contradicción en un gobierno que se precia de estar liderando un proceso de cambio, que comienza con la descolonización, mientras fomenta la cosificación de las mujeres bajo los parámetros del capitalismo y fomenta también el proxenetismo al aliarse con una empresa –Promociones Gloria- acusada por ex reinas de belleza de tratar de arrastrarlas a la prostitución.

Los policías que custodiaban las calles adyacentes al Palacio ni se enteraron cuando nos subimos a una gran escalera y pegamos los murales. Sólo se dieron cuenta de nuestra presencia cuando paramos el tráfico para derramar papel picado de colores en la calle y desfilar sobre esa alfombra, que es la que alegra las fiestas populares en Bolivia.

 

En nuestras bandas no estaban los títulos de belleza con los que el machismo y el patriarcado califican a las mujeres, tomándoles las medidas para legitimarlas y colocarlas en un lugar de cosa, sin capacidad de pensamiento y menos de reflexión y rebeldía.

En nuestra bandas estaba la vida cotidiana de las mujeres: Miss Abortos, Miss Amantes, Miss Archivos Desclasificados, Miss Deudas, Miss Tristezas, Miss Derrumbes. La artesana que las elaboró, con la bandera boliviana de fondo y en brillantes letras doradas, había hecho miles de bandas para colegialas cosificadas, para universitarias cosificadas, para cholas cosificadas, pero nunca para una protesta contra los concursos de belleza. Con picardía aceptó hacer este trabajo.

 

Siete mujeres nos pusimos a desfilar, unas llevábamos panfletos en alto y otras los distribuíamos a la gente que transitaba por el lugar. Mientras, interpelábamos a las mujeres que están en el gobierno.

Más de una treintena de policías llegaron al lugar e intentaron impedir nuestra protesta. Mucha de la gente que pasaba por el lugar nos criticaba, pues pensaban que estábamos faltándole el respeto al Presidente al mostrarlo desnudo, pero otra cantidad similar de personas, entre hombres y mujeres, apoyaban nuestra protesta, porque consideraban que tanto el Miss Universo como otras medidas y actitudes gubernamentales humillan de forma cotidiana a las mujeres.

Con la torpeza de siempre nos empujaron: más de 30 contra 7. Eso no impidió nuestra denuncia. En nuestro camino, ingresamos a una oficina policial que se encuentra cerca del Palacio: en los escritorios no había nadie. Ingresamos también a algunas oficinas de la Vicepresidencia de la República, esquivando el control policial: tampoco había nadie en los escritorios. Eran las 11 de la mañana y nadie supo decirnos dónde estaba la gente; alguien comentó que el personal había sido convocado a un acto gubernamental.

En plena Vicepresidencia, a la vista de los mismos guardias, pegamos otro gran mural en la pared; no duró mucho, un policía lo sacó. Desde allí denunciamos que es el Vicepresidente quien más ha tramado la realización del Miss Universo en Bolivia, como una forma de aliarse con la derecha opositora, representada por empresarios de Santa Cruz, la región donde la cosificación de las mujeres se ha vuelto una industria.




WWW.MUJERESCREANDO.ORG

WWW.RADIODESEO.COM

mujerescreando@alamo.entelnet.bo