Pasarela feminista

26/02/2014

María Galindo
Mujeres Creando

En la ciudad donde se ha hecho gala de la pasarela más grande de todo el país, aquí donde la cosificación de las mujeres es una rutina para los publicistas, es aquí donde hemos convocado a las mujeres cruceñas a organizar una pasarela feminista para este próximo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.

"Una pasarela, pero al revés”, "una plataforma para expresar que las mujeres no somos cosas”, "una manera de decir que todas somos hermosas”, "un sitio para protestar contra la violencia machista”, "una manera de decir que ya está bueno de seguir siendo cosificadas por la televisión y la publicidad”, "un escenario para burlarnos del moralismo, porque no estamos contra el desnudo, sino contra el cuerpo tratado como cosa”.


Ésas son, entre otras, las palabras con las que las mujeres han interpretado la convocatoria. En el casting estuvieron gordas y flacas; las más jóvenes de 16 años, las mayores hasta de 65. Maestras jubiladas, enfermeras, comerciantes, dos mujeres que desfilarán con sus bebés en brazos, porque su maternidad es parte de su rebeldía, estudiantes o desempleadas. 

Esto ratifica el hecho de que la cosificación nos afecta, influye e invade a todas,  porque instala tiranías estéticas y formas de humillación, que se multiplican en la vida cotidiana de las mujeres de todos los sectores y universos. 

Todas dispuestas a dar la cara y enfrentar el qué dirán. Sus  motivos son igualmente múltiples: "el piropo  se me hace insoportable, es invasivo y vulgar, que no te dejan en paz en ningún momento”, "todo hombre se permite y se toma el tiempo de evaluar el cuerpo de toda mujer que se le cruza en el camino”, "es asqueroso mirar la televisión ‘en familia’ porque la mirada de mis propios hijos es morbosa y sus comentarios me enferman”, "no soporto la idea de que para un empleo me miren la apariencia y me exijan acostarme con el jefe”, decían.

La pasarela feminista no es un espacio contra misses y modelos, sino contra la industria de la cosificación que se sirve de ellas. Sus contratos las comprometen a no ser madres, a estar vigiladas por las empresas en su vida privada. Contratos de esclavitud en los que todas las cláusulas funcionan a favor de las agencias de modelaje. Son las agencias las que se enriquecen hasta construir macropoderes, como el caso de Gloria Limpias, pero de ese excedente económico para la modelo no queda ni el 10%. Siendo ella la principal actora, se convierte en una cosa desechable.

La pasarela feminista recorrerá seis puntos simbólicos de la ciudad; será, sin embargo, en el fondo, un escenario nacional, porque el criterio de cosificación de las mujeres no es cruceño sino nacional. La cosificación de las mujeres ha invadido lo político, lo folklórico, lo cívico y todo. Todos quieren una foto con Las Magníficas, las reinas o las misses, sea para su calendario o para su campaña, ignorantes de que con ello no sólo proyectan su acomplejada virilidad, no sólo potencian la industria del proxenetismo, sino que se hacen parte de una estructura reaccionaria que está a punto de ser tumbada por una inmensa masa de mujeres pensantes que se rebelan y se descolocan de ese lugar. 

La pasarela feminista es parte del proyecto audiovisual 13 horas de rebelión, un proyecto que pretende tallar, bordar y dibujar en la cinta audiovisual un proceso de rebelión de las mujeres, que es subterráneo y que está floreciendo silenciosamente por debajo de las estructuras patriarcales para debilitarlas y destruirlas desde los cimientos.
 
María Galindo es miembro de
 

 Mujeres Creando.

La cosificación  de las mujeres ha invadido lo político, lo folklórico y lo cívico. Todos quieren una foto con Las Magníficas, las reinas 
y misses.

Ver:

Respuesta de Mujeres creando a comunicado del Arzobispado

Fotos de Pasarela Feminista

 

Fuete: Página Siete


mujerescreando.com
radiodeseo.com

mujerescreando@alamo.entelnet.bo