Renee, en Bolivia no hay justicia

Escribe: Carolina Ottonello

 

Para quienes preguntan por qué Mujeres Creando no estuvo en el juicio de   Renee y para quienes mienten diciendo que estuvimos usando nuestro nombre, queremos compartir algunos puntos y reflexiones.

 

Primero aclarar que, Mujeres Creando no estuvo presente en el juicio de   Renee Gurley porque ella no lo quiso así.

 

En dos oportunidades nos hablaron del caso terceras personas y especificamos que nosotras trabajamos en alianza con la compañera que denuncia y no a través de terceros, le explicamos que ella debía venir a las oficinas de Mujeres en Busca de Justicia que es del movimiento Mujeres Creando.

 

Ella nos envió un mensaje por facebook pidiendo apoyó ya casi al final de su caso, una vez más le dijimos que visite y nos dijo que solo quería que la apoyemos en las redes sociales.

 

Nosotras no somos ciberactivistas y planteamos otro tipo de lucha, una vez más le dijimos que nos visite y no lo hizo. 

 

Nosotras atendemos casos de violencia machista, como el de   Renee y otras compañeras todos los días. Nos enfrentamos a abogados corruptos, a jueces comprados de manera diaria y cotidiana. Hemos resuelto varios casos, pero sabemos que es una lucha y una militancia de largo aliento.

 

Como feministas, mas allá de este detalle expresamos nuestra solidaridad por la batalla alcanzada de   Renee y nos tranquiliza el resultado positivo del juicio.

 

Sin embargo, no podemos dejar de mencionar lo siguiente:

 

1.- No consideramos que se haya hecho justicia. La justicia es un bien que debe primar en igualdad de condiciones para todas las mujeres. La justicia no debería ser mendigada ni debería  ser motivo para terminar “exhausta”, como mencionó   Renee. Tampoco debería ser una demanda que se tenga que visibilizar recurriendo al apoyo de un círculo de personas con “influencias”, porque la gran mayoría de las mujeres no tiene influencias en sectores privilegiados, con recursos económicos y capacidad de movilización. Lo único que se ha demostrado en este caso, es que en el Estado Plurinacional de Bolivia, para hacer justicia sigue siendo necesario tener dinero, mover influencias y peregrinar y peregrinar y moverse, porque sino la justicia es privativa.

 

2.- La Ley 348 no funciona. Si funcionara habría sentencias como la que obtuvieron los agresores de   Renee todos los días. Porque hay denuncias por violación todos los días. Porque si bien hay mujeres que no denuncian, hay muchísimas más que como   Renee sí lo han hecho, pero el sistema las cansó. Porque el sistema de justicia juega al desgaste emocional, a la sanción social, al desgaste económico de la mujer que denuncia. Antes de la ley  348  igual existía el delito de violación, esta Ley no inventó nada nuevo y el peligro es que los operadores de justicia son los mismos que aplican la nueva ley y piensan igual que el representante del Comité Cívico de Samaipata.

 

3.-   Renee recurrió al apoyo de la Casa de la Mujer y tuvo su apoyo. La Casa de la Mujer es la principal promotora de la ley 348, por el apoyo que a cambio le da al proceso de cambio. Por eso   Renee termina declarando “La ley funciona”. Reiteramos la Ley no nos soluciona nada a las mujeres bolivianas.

 

4.- Pedimos a los medios de comunicación coherencia. Nos parece que hubo una cobertura fantástica al caso de   Renee pero no nos dejemos obnubilar. El efecto de mediatización de un tema es beneficioso para la víctima y para la comodidad del periodista de tener información candente al momento. Sin embargo, el periodismo puede cometer el error de invisibilizar la realidad y mal informar a la población como la mayoría de las veces sucede.

 

Como Mujeres Creando hemos llamado a la prensa para rescatar el testimonio de mujeres con quienes hemos logrado resultados positivos en sus casos de violencia y las coberturas fueron mínimas.

 

Como Mujeres Creando llamamos por audiencias sobre temas de violencia y no recibimos cobertura. Sólo cuando hacemos una acción con desnudos, se ponen en línea, para alimentar el amarillismo y el morbo, ni siquiera para realizar una lectura crítica de la realidad.

 

Los medios tampoco cubren ni hacen seguimiento a  la denuncia que hemos realizado contra Corimexo y la acción en sus oficinas durante la clausura del Encuentro del Feminismo Cunumi.

 

La violencia mediática es cómplice de la violencia psicológica y física.  Pero Corimexo es una empresa con dinero y privilegios y con pauteo en casi todos los medios de comunicación, por lo que ningún periodista “puede” cubrir nuestras acciones contra Corimexo.  

 

Compañeros de la prensa:   Renee no es la voz de las sin voz, ni es un caso aislado, ni es una excepción, ni es “la mujer equivocada para los violadores” como ella expresó. Es una mujer que tuvo más condiciones para resistir y luchar por justicia. Con esto, una vez más, nos damos cuenta que para los medios, la clase media y el “ciberactivismo”, los casos de violencia contra las cunumis no existen.

 

La ley funciona para unas pero para otros no. Nosotras seguimos resolviendo casos, en la lucha diaria y cotidiana contra otros muchos agresores como los de   Renee y no necesitamos micros pagados, ni “oportunistas” que nos usen, y mucho menos queremos el apoyo del Comité Cívico Femenino, que fue creado para para socapar el machismo de este pueblo.

 

Mujeres Creando Santa Cruz

 

 

 

 

mujerescreando.com